Mientras que nuestro sitio está bajo reconstrucción

Los invitamos a conocer las dos novedades de Discos Corasón, escuchar temas y ver videos.
Están invitados a la presentación el 20 de octubre.

¡Que sepan todos! Ya llegaron Las Hermanas García:

Dos chicas de Ometepec, Guerrero, de 15 y 16 años, cantan boleros antiguos en un nuevo CD que promete robar los corazones de jóvenes y los no tanto. Su sencillo, ‘Un minuto de amor’ estará disponible en I-tunes y streaming

Discos Corasón, sello mexicano mejor conocido por su lanzamiento de grandes artistas cubanos, acaba de grabar a Laura y Celia García en la Costa Chica. Su disco, ‘Que sepan todos’ revela el enorme talento de dos jóvenes que, a pesar de su tierna edad, gozan y entienden los viejos boleros que cantan con voces brillantes y muy bellas. Ambas hermanas empezaron a cantar desde muy chicas. A los nueve años Laura acompañaba a su padre, el reconocido requintista Mariano García. “Existe un video de ella con trenzas largas y cara de niña tímida, cantando ‘Luz de luna’ en una versión que le hubiera fascinado a Chavela Vargas”, dice Eduardo Llerenas, director de la disquera que también grabó los últimos dos discos de Chavela.

La hermana menor, Celia García, empezó a cantar a los 10 años, después de haber observado a Laura quien, según ella, es su gran inspiración. Celia, ya con 15, lleva la primera voz con una asombrosa nitidez. La segunda voz de Laura es grave y sentida. Con arreglos nuevos, aseguran que los boleros viejos nunca pasará de moda.

Las Hermanas García son, a pesar de su tierna juventud, conocidas en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, en donde tienen años compitiendo en concursos de chilenas, la música tradicional de su región. Además, los compositores de Ometepec las buscan para grabar sus boleros nuevos. En este, su primer CD, ‘Que sepan todos’ (Discos Corasón) cuatro de estos compositores estrenan obra al lado de los clásicos de Álvaro Carrillo e Indalecio Ramírez, los dos pilares del bolero costeño. El bolero que da nombre al disco fue compuesto por Indalecio Ramírez y la versión de las García, muy lejos de las de Vicente Fernández y Pepe Aguilar, expresa una sensibilidad y naturaleza que sorprende en chicas tan jóvenes.

Es notable la capacidad de las Hermanas García de interpretar estos boleros sin melodrama, ni sentimentalismo exagerado; lo hacen en un estilo natural que deja expresar la belleza original del repertorio.

‘Que sepan todos’ se lanza el 22 de octubre en el Festival Cervantino, con una presentación antes en el Estudio A del IMER, el jueves 20 de octubre a las 19 horas. En ambos eventos, Las Hermanas García participan en un concierto de ‘Boleros de la Costa Chica’ junto con otros grandes artistas, maduros, de la misma región.

Las Hermanas García lanzan su primer sencillo, ‘Un minuto de amor’, en I-tunes, Spotify, Youtube y otras plataformas digitales desde el 7 de octubre. Se trata de un bolero de Álvaro Carrillo que muestra su gran talento como poeta y compositor de melodías contagiosas. Dice Laura García que, siguiendo la letra de este bolero, ella sí daría un siglo para estar un minuto cerca de Álvaro Carrillo, a quien admira profundamente. El disco físico de 15 temas estará en tiendas desde el 18 de octubre.

Como un lunar, Boleros de la Costa Chica,

CD y conciertos de grandes artistas de Guerrero y Oaxaca Herencia viva de Álvaro Carrillo

El 22 de octubre, en el Festival Internacional Cervantino 2016, el público conocerá el legado que el gran compositor Álvaro Carrillo dejó en su tierra natal de la Costa Chica. Artistas de diferentes edades y estilos interpretarán boleros clásicos y nuevos con el auténtico sabor costeño. Catorce artistas de Guerrero y Oaxaca presentarán un programa de boleros costeños, mismos que se lanzarán en un CD del sello independiente mexicano, Discos Corasón.

Las edades de los artistas van desde los 15 años hasta tocando los 70. Vienen de pueblos grandes como Ometepec en Guerrero y Pinotepa Nacional en Oaxaca, y también de pueblos chicos como Xochistlahuaca y Azoyú, Guerrero, Santiago Llano Grande y Cacahuatepec, Oaxaca. Lo que tienen en común, es el repertorio musical propio de la Costa Chica, los boleros costeños, que tocan a la par de los sones, las chilenas, las columbianas y los palomos, que los identifican.

Los artistas más jóvenes son Las Hermanas García, de 16 y 15 años, dueñas de una voz y sentimiento que recuerdan a los grandes duetos de los cincuentas, como Las Hermanas Núñez, pero con una frescura que establece claramente que el bolero también pertenece a su propia generación. No hay nostalgia ni reinvención: interpretan con gozo y con sensibilidad, la canción romántica que conquistó Latinoamérica desde los años cuarenta y que aún sigue conquistando. Las Hermanas García lanzan su primer sencillo, ‘Un minuto de amor’ el 7 de octubre.

Otra voz femenina que fascina de este elenco es la de Fidela Peláez, cantante que empezó su carrera a los tres años con su hermana mayor Rodolfina, en el dueto ‘Las Costeñitas’. Hoy día Fidela, ya con 51 años, tiene la voz madura de una gran cantante de boleros: recuerda a Toña la Negra en sus momentos más románticos.

Chogo Prudente, quien proviene del pueblo con población afromexicana, Santiago Llano Grande ´La Banda´, Oaxaca, tiene un estilo muy propio --mucho menos clásico-- de cantar los boleros. Con arreglos que son únicos en la región, su voz penetrante enfatisa su melancolía y también su ritmo. La instrumentación: guitarras, arcusa, cajón y quijada, también distingue a este gran artista.

Desde Xochistlahuaca, Guerrero, Los Tres Amuzgos es un trío de larga vida que canta los boleros de Álvaro Carrillo pero sobre todo los de su propia cosecha, tanto en español como en amuzgo. Los maestros Élfego Torres, Margarito Antonio y Manuel Casteñeda formaron el grupo en 1987 y, después de varios años de no tocar juntos, el trío se volvió a reunir para este proyecto.

El CD de estos artistas: ‘Como un lunar, Boleros de la Costa Chica’, es el resultado de viajes de investigación y grabación de Discos Corasón. Además de los artistas que se presentarán en vivo, el disco incluye a Pedro Torres quien, según Mario Carrillo, hijo del gran compositor, es quien tiene la mejor voz para interpretar el bolero costeño de su padre. Pedro participará en futuras presentaciones del CD en México.

Manuel ‘Guajiro’ Mirabal

Cuba

Nacido el 5 de mayo de 1933 y bautizado Luis Manuel Mirabal Vázquez, se le conoce profesionalmente como ‘Guajiro’ – un término retozón que se traduce mejor como ‘pueblerino’. “Fue Tito Gomez quien me lo puso” explica Guajiro. “Cuando estaba tocando en la Orquesta Riverside en 1960, él preguntó ‘¿Eres de por aquí, de La […]
Mostrar biografía ▽
Manuel 'Guajiro' Mirabal

Manuel ‘Guajiro’ Mirabal

Nacido el 5 de mayo de 1933 y bautizado Luis Manuel Mirabal Vázquez, se le conoce profesionalmente como ‘Guajiro’ – un término retozón que se traduce mejor como ‘pueblerino’. “Fue Tito Gomez quien me lo puso” explica Guajiro. “Cuando estaba tocando en la Orquesta Riverside en 1960, él preguntó ‘¿Eres de por aquí, de La Habana?’ Yo dije ‘No, de un pueblo en la provincia de Habana’. ‘Ah, ¡pues eres un guajiro!’ Y desde entonces he sido Guajiro.” Su padre era director de la banda municipal de Melena del Sur, un pequeño pueblo en las afueras de la capital, así que el joven Luis Manuel estuvo inmerso en música desde una temprana edad, aprendiendo sentado en la rodilla de su padre y escuchando a su hermana estudiar canto y piano. Él satisfizo su curiosidad probando algunos instrumentos de la banda, incluyendo el clarinete y el saxofón, antes de decidirse por la trompeta a los once años de edad. La trompeta es un instrumento que conlleva un gran prestigio y es particularmente importante dentro de la música cubana, y Guajiro desarrollaría un estilo de interpretarla que es distintivamente cubano. Para deleite de su padre, le tomó gusto prodigiosamente rápido, volviéndose un profesional apenas siete años después con el Conjunto Universal, una banda tradicional cubana que tocaba en pequeños locales alrededor de la ciudad. Para 1953 él estaba puliendo sus talentos con la banda de jazz Swing Casino, una de las muchas bandas de estilo estadounidense que florecieron en la isla cuando aún era un patio de recreo para los norteamericanos ricos, seguida por la Orquesta Casino Parisien en el Hotel Nacional. Inquieto y en busca un cambio, fundó el Conjunto Rumbavana en 1956, una agrupación que tocaba son cubano, guaracha y mambo en casinos, clubes nocturnos y carnavales a los largo y ancho de Cuba y más allá. El éxito llegó rápido: con los cantantes estrella Lino Borges y Raúl Planas, Rumbavana fue una gran banda que catapultó a varios de sus miembros al estrellato. Guajiro dejó el grupo justo antes de que éste se embarcara en una segunda fase internacional, para asumir una primera residencia con la Orquesta Riverside en el reconocido club Tropicana, en 1960. En 1967 Guajiro comenzaría otra asociación musical de largo alcance como miembro fundador de la pionera Orquesta Cubana de Música Moderna, con la que permaneció por veintitrés años. Encabezada por el saxofonista Armando Romeu, Música Moderna fue la plataforma de lanzamiento de varias figuras principales del jazz cubano, incluyendo al percusionista Guillermo Barreto, al trompetero Arturo Sandoval, Paquito D’Rivera en cornos, Juan Pablo Torres en el trombón y los pianistas Gonzalo Rubalcaba y Chucho Valdés. El grupo experimentó exitosamente con formas musicales que abrazaban los ideales clásicos y tradicionales, y estuvo muy presente en las bandas sonoras del cine cubano a fines de los sesentas y mediados de los setentas. Durante ese tiempo, Guajiro también hizo giras independientes con Óscar de León y José Feliciano. En 1973, bajo el liderazgo de Demetrio Muñiz, Guajiro retornó al que se convertiría en su hogar, el Tropicana. Por los próximos 30 años, con el buen amigo Luis Alemañy siempre a su lado, Guajiro permanecería en la orquesta Tropicana, hasta que las intensas giras internacionales lo obligaran a renunciar a su puesto en 2003. Con un elenco selecto de más de treinta de las grandes estrellas de Cuba, las históricas sesiones de descarga de Estrellas de Areíto se realizaron en 1979, presentando a Guajiro. Estas grabaciones pronto adquirieron un status legendario entre músicos y conocedores, y saldrían al mercado internacional editadas por World Circuit y Discos Corasón en 1998. Ampliamente considerado como un músico de músicos, el lugar de Guajiro en los anales de la música cubana está más que asegurado ahora. Menos conocido quizás es el hecho de que Guajiro es un miembro de alto rango tanto de la banda ceremonial de la Milicia Revolucionaria Nacional y de la Banda de Generales de la Armada Cubana. Por años, él ha tocado en las ceremonias de bienvenida de numerosos jefes de estado, agraciando la pista del aeropuerto de La Habana con fanfarrias ensordecedoras. También ha sido un profesor activo que con frecuencia ofrece gratuitamente su pericia a estudiantes merecedores. “Es un trabajo que hago sin ningún interés en el dinero, pero con el interés de ayudarlos a estudiar”. Entre sus estudiantes estaban Yaure Muñiz, quien aparece en el álbum de solista de Guajiro, y Miguel De La Hoz, quien aparece en el último lanzamiento de Omara Portuondo, colega de Guajiro en Buena Vista Social Club. Estas ocupaciones, junto con la considerable dedicación a su arte, le han rendido reconocimientos en Cuba y más allá por su contribución a la música cubana, incluyendo un premio de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba). Recientemente incluso actuó en Washington para la Misión Diplomática de las Naciones Unidas. Guajiro es un hombre de pocas palabras cuando se trata de música, que prefiere dejar que su trompeta hable por él. Tiene una fe inquebrantable en la relevancia y la vitalidad de la rica herencia musical cubana, y aunque encuentra que el resurgir de Buena Vista es gratificante, no parece particularmente sorprendido por el astronómico éxito de la banda. “La música para mí siempre ha sido música cubana, no la música de hoy, sino los viejos estilos, y siempre me he dedicado a eso, a tocar lo que tengo que tocar. Amo la música cubana y se siente realmente bien hacerla en estos días con Buena Vista. Hago lo que puedo, y cada miembro hace lo que puede”. Claramente, él no da nada por sentado, y aprecia cuán afortunados han sido. “Es grandioso. Hemos estado tocando juntos por años, y este proyecto de Buena Vista nos ha traído – a Omara, Cachaíto, Ibrahim y a mi mismo – grandes momentos de verdad. Nuestra relación es muy, muy buena”. El álbum debut como solista de Guajiro es un tributo a una de las grandes figuras de la música cubana, Arsenio Rodríguez, presentando a muchos de los colegas de Guajiro de los distintos proyectos de Buena Vista. Todos los temas fueron escritos por o asociados con Arsenio; lideradas por la trompeta, las canciones son poderosas, torrenciales, música de conjunto de los 40s y 50s. Como resultado, Guajiro siempre se sintió muy cómodo con su música. “Cuando Arsenio era famoso yo todavía estaba viviendo en mi pueblo de Melena, pero nunca llegamos a tocar juntos, nada de eso, aunque él era una gran inspiración”, lamenta. Guajiro recibió su recompensa cuando el álbum Buena Vista Social Club presenta a Manuel ‘Guajiro’ Mirabal fue nominado para un Grammy Latino y un Grammy. La agenda de Guajiro es intensa por donde se la mire. Ahora, como parte de un grupo de estrellas cubanas en gira que incluye a Orlando ‘Cachaíto’ López, ‘Aguaje’ Ramos y Manuel Galbán, Guajiro está más ocupado que nunca, llevando a las audiencias la más fina música cubana. Cuando está de regreso en casa en La Habana, siempre se toma el trabajo de escuchar a los jóvenes talentos, ya sea que estén tocando sobre un escenario o bajo un árbol. Él sostiene que no le importa estar viajando, siempre riendo y bromeando con la multitud (“Yo soy una persona sencilla” insiste). Para un hombre cuya experiencia ha sido tan extensiva – jazz, swing, tradicional, experimental – el futuro no tiene límites.

Texto de World Circuit
Traducción de Mariana Delgado

Discografía

Buena Vista Social Club presenta – Manuel ‘Guajiro’ Mirabal
2004

Este álbum marca el debut como solista de Manuel ‘Guajiro’ Mirabal, la inconfundible trompeta de Buena Vista Social Club. Guajiro rinde homenaje al espíritu del legendario Arsenio Rodríguez, grandiosa figura de la música cubana. Se grabó, casi por completo en vivo, en los Estudios Egrem de La Habana, con un elenco musical que incluye a Cachaíto López, Papi Oviedo, Roberto Fonseca, Manuel Galbán, Miguel ‘Anga’ Díaz, Amadito Valdés y destacados cantanes como Ibrahim Ferrer y el joven talento, Calunga, entre otros.

Ver más →
Buena Vista Social Club en el Carnegie Hall (2 CDs)
2008

Diez años después del legendario concierto filmado por Wim Wenders, se lanza un CD doble grabado aquella noche con la Orquesta completa y producido en disco por primera vez. Incluye un folleto de 32 páginas con fotos y entrevistas con los artistas y productores.

Ver más →
Buena Vista Social Club
1997

Ganador del Grammy 1998, este CD ha tenido un éxito fenomenal, presentando lo más rico y suave del son cubano, interpretado por los viejos maestros del género y producido por el renombrado guitarrista de los EE.UU., Ry Cooder, quien participa de manera muy sutil con su propia guitarra eléctrica.

Ver más →
World Circuit presenta…
2006

World Circuit Records (representado en México por Discos Corasón) conmemora veinte años de grabaciones con el lanzamiento de este CD doble con 29 selecciones.

Ver más →

Artistas relacionados