Mientras que nuestro sitio está bajo reconstrucción

Los invitamos a conocer las dos novedades de Discos Corasón, escuchar temas y ver videos.
Están invitados a la presentación el 20 de octubre.

¡Que sepan todos! Ya llegaron Las Hermanas García:

Dos chicas de Ometepec, Guerrero, de 15 y 16 años, cantan boleros antiguos en un nuevo CD que promete robar los corazones de jóvenes y los no tanto. Su sencillo, ‘Un minuto de amor’ estará disponible en I-tunes y streaming

Discos Corasón, sello mexicano mejor conocido por su lanzamiento de grandes artistas cubanos, acaba de grabar a Laura y Celia García en la Costa Chica. Su disco, ‘Que sepan todos’ revela el enorme talento de dos jóvenes que, a pesar de su tierna edad, gozan y entienden los viejos boleros que cantan con voces brillantes y muy bellas. Ambas hermanas empezaron a cantar desde muy chicas. A los nueve años Laura acompañaba a su padre, el reconocido requintista Mariano García. “Existe un video de ella con trenzas largas y cara de niña tímida, cantando ‘Luz de luna’ en una versión que le hubiera fascinado a Chavela Vargas”, dice Eduardo Llerenas, director de la disquera que también grabó los últimos dos discos de Chavela.

La hermana menor, Celia García, empezó a cantar a los 10 años, después de haber observado a Laura quien, según ella, es su gran inspiración. Celia, ya con 15, lleva la primera voz con una asombrosa nitidez. La segunda voz de Laura es grave y sentida. Con arreglos nuevos, aseguran que los boleros viejos nunca pasará de moda.

Las Hermanas García son, a pesar de su tierna juventud, conocidas en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, en donde tienen años compitiendo en concursos de chilenas, la música tradicional de su región. Además, los compositores de Ometepec las buscan para grabar sus boleros nuevos. En este, su primer CD, ‘Que sepan todos’ (Discos Corasón) cuatro de estos compositores estrenan obra al lado de los clásicos de Álvaro Carrillo e Indalecio Ramírez, los dos pilares del bolero costeño. El bolero que da nombre al disco fue compuesto por Indalecio Ramírez y la versión de las García, muy lejos de las de Vicente Fernández y Pepe Aguilar, expresa una sensibilidad y naturaleza que sorprende en chicas tan jóvenes.

Es notable la capacidad de las Hermanas García de interpretar estos boleros sin melodrama, ni sentimentalismo exagerado; lo hacen en un estilo natural que deja expresar la belleza original del repertorio.

‘Que sepan todos’ se lanza el 22 de octubre en el Festival Cervantino, con una presentación antes en el Estudio A del IMER, el jueves 20 de octubre a las 19 horas. En ambos eventos, Las Hermanas García participan en un concierto de ‘Boleros de la Costa Chica’ junto con otros grandes artistas, maduros, de la misma región.

Las Hermanas García lanzan su primer sencillo, ‘Un minuto de amor’, en I-tunes, Spotify, Youtube y otras plataformas digitales desde el 7 de octubre. Se trata de un bolero de Álvaro Carrillo que muestra su gran talento como poeta y compositor de melodías contagiosas. Dice Laura García que, siguiendo la letra de este bolero, ella sí daría un siglo para estar un minuto cerca de Álvaro Carrillo, a quien admira profundamente. El disco físico de 15 temas estará en tiendas desde el 18 de octubre.

Como un lunar, Boleros de la Costa Chica,

CD y conciertos de grandes artistas de Guerrero y Oaxaca Herencia viva de Álvaro Carrillo

El 22 de octubre, en el Festival Internacional Cervantino 2016, el público conocerá el legado que el gran compositor Álvaro Carrillo dejó en su tierra natal de la Costa Chica. Artistas de diferentes edades y estilos interpretarán boleros clásicos y nuevos con el auténtico sabor costeño. Catorce artistas de Guerrero y Oaxaca presentarán un programa de boleros costeños, mismos que se lanzarán en un CD del sello independiente mexicano, Discos Corasón.

Las edades de los artistas van desde los 15 años hasta tocando los 70. Vienen de pueblos grandes como Ometepec en Guerrero y Pinotepa Nacional en Oaxaca, y también de pueblos chicos como Xochistlahuaca y Azoyú, Guerrero, Santiago Llano Grande y Cacahuatepec, Oaxaca. Lo que tienen en común, es el repertorio musical propio de la Costa Chica, los boleros costeños, que tocan a la par de los sones, las chilenas, las columbianas y los palomos, que los identifican.

Los artistas más jóvenes son Las Hermanas García, de 16 y 15 años, dueñas de una voz y sentimiento que recuerdan a los grandes duetos de los cincuentas, como Las Hermanas Núñez, pero con una frescura que establece claramente que el bolero también pertenece a su propia generación. No hay nostalgia ni reinvención: interpretan con gozo y con sensibilidad, la canción romántica que conquistó Latinoamérica desde los años cuarenta y que aún sigue conquistando. Las Hermanas García lanzan su primer sencillo, ‘Un minuto de amor’ el 7 de octubre.

Otra voz femenina que fascina de este elenco es la de Fidela Peláez, cantante que empezó su carrera a los tres años con su hermana mayor Rodolfina, en el dueto ‘Las Costeñitas’. Hoy día Fidela, ya con 51 años, tiene la voz madura de una gran cantante de boleros: recuerda a Toña la Negra en sus momentos más románticos.

Chogo Prudente, quien proviene del pueblo con población afromexicana, Santiago Llano Grande ´La Banda´, Oaxaca, tiene un estilo muy propio --mucho menos clásico-- de cantar los boleros. Con arreglos que son únicos en la región, su voz penetrante enfatisa su melancolía y también su ritmo. La instrumentación: guitarras, arcusa, cajón y quijada, también distingue a este gran artista.

Desde Xochistlahuaca, Guerrero, Los Tres Amuzgos es un trío de larga vida que canta los boleros de Álvaro Carrillo pero sobre todo los de su propia cosecha, tanto en español como en amuzgo. Los maestros Élfego Torres, Margarito Antonio y Manuel Casteñeda formaron el grupo en 1987 y, después de varios años de no tocar juntos, el trío se volvió a reunir para este proyecto.

El CD de estos artistas: ‘Como un lunar, Boleros de la Costa Chica’, es el resultado de viajes de investigación y grabación de Discos Corasón. Además de los artistas que se presentarán en vivo, el disco incluye a Pedro Torres quien, según Mario Carrillo, hijo del gran compositor, es quien tiene la mejor voz para interpretar el bolero costeño de su padre. Pedro participará en futuras presentaciones del CD en México.

Toumani Diabaté

Malí

Este gran virtuoso ganó es reconocido como el máximo intérprete de la kora, instrumento tradicional de Mali, lejano pariente del arpa. Toumani ha colaborado con diferentes artistas internacionales. Sin embargo Toumani es tan importante como artista que es capaz, además, de grabar un disco como solista: tocando un repertorio tanto tradicional como innovador, prácticamente sin acompañamiento.
Mostrar biografía ▽
Toumani Diabaté

Toumani Diabaté

Toumani Diabaté es uno de los más importantes músicos del continente africano. Toumani toca la kora, un arpa de 21 cuerdas que proviene del África occidental, y más que ningún otro músico, ha sido responsable de dar a conocer este instrumento al público del mundo. Toumani es un intérprete cuya creatividad y virtuosismo son excepcionales; es alguien que ha podido establecer que la kora tiene un lugar al lado de los mejores instrumentos del mundo. Nacido en Bamako, la capital de Malí, en 1965, en el seno de una familia de reconocidos griots (casta de músicos/cronistas); sus investigaciones muestran una ascendencia de 71 generaciones en las que el estudio de la kora pasó de padre a hijo. Notable entre ellos fue el padre de Toumani, Sidiki Diabaté (c.1922-96), instrumentalista de fama legendaria, nombrado Rey de la Kora en el prestigioso Festival Negro de Artes, Festac, en 1977, y hasta el día de hoy una figura referencial para todo conocedor del instrumento. Sidiki nació en Gambia, de padres malienses. Después de la Segunda Guerra Mundial se mudó a Malí, donde adquirió fama por su destreza y su estilo candente e idiosincrático de tocar su instrumento (ecos de este estilo pueden escucharse en la música de Toumani). Después de la independencia de Malí en 1960, Sidiki fue invitado a participar, junto con su esposa, la cantante Nene Koita, en el Ensamble Nacional Instrumental, un grupo patrocinado por el estado para celebrar la riqueza de la cultura del país. Sidiki y Nene disfrutaron del favor del primer presidente, Modibo Keita, quien les cedió el terreno en que ahora se encuentra la casa familiar, cerca del palacio presidencial en Bamako. De este ambiente musical se nutrió Toumani, que aprendió la kora por su cuenta, sin recibir nunca otra instrucción de su padre que escucharlo tocar. En la década de 1960, y más aún en la de 1970, la escena musical en Bamako se estaba transformando bajo la influencia de sonidos que llegaban de lejos, especialmente de la música negra de los Estados Unidos: el soul, Jimi Hendrix, Jimmy Smith, así como algunos rockeros británicos, como Led Zeppelin, eran muy escuchados. Esta música y la que producían los ensambles modernos en Bamako fueron importantes para el desarrollo musical de Toumani. Toumani fue un niño prodigio que empezó a tocar la kora a los cinco años. En aquel entonces, el gobierno del país estaba promoviendo activamente la formación de grupos regionales que representaran las tradiciones locales. Toumani entró al ensamble de Koulikoro (a unos 60 km al este de Bamako) con el cual debutó a los trece años para la admiración del público local. En 1984, con sólo 19 años, Toumani se sumó al grupo de brillantes músicos que acompañaron a la gran diva Kandia Kouyate, la mejor y más poderosa voz femenina griot de Malí, en una extensa gira por el continente. Toumani tomó de su padre la idea de convertir a la kora en un instrumento solista, objetivo que llevó a nuevos niveles. Descubrió una forma de tocar el bajo, el rítmo y el solo simultáneamente en la kora, descubrimiento que lo llevaría a los escenarios mundiales. En su primer viaje a Europa, en 1986, iba acompañando a otro cantante maliense, Ousmane Sacko, y acabó quedándose en Londres siete meses. Durante ese período, a la edad de 21 años, grabó su primer álbum como solista: Kaira. Esta grabación abrió brecha: era el primer disco de kora como instrumento solista, y hoy sigue siendo uno de los mejores y más vendidos discos de kora. En 1986, Toumani también hizo su primera aparición en el festival WOMAD, en el cual tuvo un impacto significativo. Durante este período en Inglaterra, conoció y trabajó de manera informal con profesionales de distintos campos musicales, y se encontró con tradiciones que hasta entonces no conocía, como la música clásica de la India, de la que después derivó la idea del jugalbandi (díálogo musical entre dos instrumentos) por la que ahora es bien conocido. Su primera grabación importante en colaboración fue con el grupo español de flamenco, Ketama. En la ocasión en que se conocieron, los españoles se habían puesto a hacer palmas flamencas a la música de Toumani, y este se había sorprendido de que tuvieran tal nivel de comprensión de las complejidades rítmicas de su música. Era como si llevaran años escuchando mutuamente las tradiciones de ambas culturas. Songhai, el álbum resultante, con piezas como “Jarabi”, fue una síntesis perfecta de la kora y el flamenco. Para Toumani, la experimentación es simplemente parte del trabajo de un griot moderno. “El papel del griot es crear comunicación entre la gente, pero no solamente comunicación histórica. En Malí puedo trabajar de forma tradicional, en otros lugares puedo trabajar de otras formas. ¿Por qué no?” En 1990, Toumani formó la Symmetric Orchestra. El nombre evoca un equilibrio perfecto, una simetría, entre la tradición y la modernidad, y entre las contribuciones de músicos de una serie de países íntimamente relacionados. Senegal, Guinea, Burkina Faso, Costa de Marfil, y Malí fueron parte durante el medioevo del Imperio Mandinga. Toumani tuvo la idea de recrear el equilibrio cultural del Imperio Mandinga en un contexto musical moderno, destacando las guitarras tradicionales y eléctricas con los duros tambores sabar, los elogios cantados, laudes que requintean y un pulso de tambores kit, y a través de todo, las frases de la kora de Toumani, que estremecen al conjunto entero. El nombre de la orquesta se usó por primera vez en el CD del elaborado proyecto Shake the Whole World (Sacude al mundo entero), que salió a la venta únicamente en Japón y en Malí. El grupo ha tocado semanalmente en Bamako a lo largo de la carrera de Toumani, y ha seguido creciendo y evolucionando con los años. En 2005, este proceso culminó con el álbum Boulevard de l’Independance y la larga gira subsecuente. A principios de la década de 1990, Toumani empezó a agrupar a su alrededor una serie de músicos excepcionales, como el brillante Bassekou Kouyate en el ngoni, Keletigui Diabaté en el balafón, y a cultivar un cierto sonido y acercamiento a su música, con una especie de ensamble instrumental de jazz-jugalbandi-griot que puede apreciarse en su álbum Djelika (por ejemplo, en la pieza ‘Kandjoura’), de 1995. En el mismo año Toumani viajó a Madrid para grabar Songhai 2. En 1998 grabó un dueto de koras con Ballake Sissoko; los padres de ambos sacaron en 1970 el clásico Cordes Anciennes (Cuerdas antiguas), así que el nuevo álbum llevó el nombre de Nuevas cuerdas antiguas. Era su tributo al disco original, y un esfuerzo para promover estos materiales con un público moderno. Las conexiones entre el blues y la música del África Occidental son bien conocidas. Taj Mahal había escuchado y tocado con muchos intérpretes de kora, y lo que más lo impresionaba era la similitud entre las técnicas de punteo del blues con las de la kora y otros instrumentos de cuerda de Malí. “Dicen que el blues y el jazz vienen de África”, dice Toumani, “la kora y el ngoni son muy antiguos, vienen de siglos atrás. Tal vez el blues se tocó en estos instrumentos. El álbum que hice con Taj fue como unir estas viejas tradiciones con las más recientes”. El álbum salió en 1999. MALIcool, el siguiente álbum de Toumani, con el trombonista estadounidense de jazz libre Roswell Rudd, representa un paso más en su constante evolución y búsqueda de nuevas fronteras. Los arreglos parcos abren espacio para la improvisación, y hay varias piezas inesperadas, como las originales interpretaciones de ‘Hank’, de Thelonious Monk; una versión movida de una canción tradicional galesa, y una muy particular interpretación de la ‘Oda a la Alegría’ de Beethoven. Toumani ha participado en muchas otras grabaciones, en Malí y en el extranjero: aparece en el debut de Ali Farka Touré para World Circuit (Ali Farka Touré), estuvo en la gira de Salif Keita y participó en su álbum Papa y en el su penúltima producción, M’Bemba; fue parte del proyecto Mali Music de Damon Albarn; aparece en el álbum Kassi Kasse de Kasse Mady Diabaté, nominado para un GRAMMY en el 2004, y en 2007 participó en la pieza ‘Hope” del álbum Volta de Björk, lo cual resultó en una memorable aparición como artista invitado en el festival de Glastonbury. En años recientes, Toumani ha disfrutado del reconocimiento por su contribución al desarrollo de la kora y por el lugar que ocupa en la escena musical africana. En 2004, recibió el premio de la UNESCO Zyriab des Virtuoses, entregado durante el festival Mawazine, organizado por el rey Mohamed VI de Marruecos. Es el primer africano que ha recibido este premio. Toumani es un miembro activo y dinámico de la comunidad musical de Malí, y ha sido una influencia importante para las nuevas generaciones. Ha sido clave en el esfuerzo por preservar el legado de la música tradicional de kora en Malí y por educar a los jóvenes en la riqueza del patrimonio musical de su país, animándolos a la vez a que exploren las posibilidades creativas de la música. Es presidente/director de Maninka Kora Productions, organización que promueve activamente la kora a través de talleres, festivales y otros eventos culturales. Toumani es también instructor de kora y de música moderna y tradicional en el Conservatorio Balla Fasseke de Artes, Cultura y Multimedia de que se inauguró en Bamako a finales del 2004. El 2004 también vio a Toumani iniciar una trilogía de álbumes con World Circuit, grabados durante las sesiones en el Hotel Mandé, en Bamako. Las primeras grabaciones que surgieron de este trabajo fueron los duetos en el álbum In the Heart of the Moon (En el corazón de la luna), grabado con el gran Ali Farka Touré, que ganó el GRAMMY para el mejor álbum de música tradicional del mundo. El segundo álbum en la trilogía fue Boulevard de l’Independance, con la Symmetric Orchestra de Toumani Diabaté, en el que empacó diez años de experimentación para producir la música más densa y rica en texturas que ha salido jamás del continente africano. La tercera parte de esta trilogía es Savane, el último álbum como solista de Ali Farka Touré. La Symmetric Orchestra ha resultado una revelación en los escenarios internacionales. Con un descanso de su residencia en el Club Hogon en Bamako, el grupo ha trabajado para forjarse una reputación sólida con conciertos en auditorios como el Carnegie Hall de Nueva York, y en festivales como el de Glastonbury, el Nice Jazz Festival y el festival de Jazz de Montreal. Dentro de este mar de actividades, Toumani ha encontrado tiempo para trabajar en un nuevo álbum, Variaciones Mandinga, que vio la luz en febrero del 2008. Después de años de refinar y perfeccionar su técnica a niveles sin paralelo en el mundo, Toumani vuelve al principio: Variaciones Mandinga es un álbum completamente acústico, y el primero como solista con la kora después de su debut, hace veinte años, con Kaira. La discografía de Toumani demuestra su gran versatilidad como músico; a lo largo de su carrera, cada nuevo álbum ha mostrado una vertiente distintiva y singular. Esta es realmente la especialidad de Toumani: reunir lo viejo y lo nuevo en una hermosa música atemporal, lo mejor que tiene África.

Basado en un texto original de Lucy Durán;
adaptación y texto adicional por Dave McGuire

Entradas de Toumani Diabaté

Discografía

Variaciones mandinga – Toumani Diabaté
2008

Ganador del Grammy, Toumani Diabaté es sin duda el máximo intérprete de la kora, el instrumento clave en la música de África Occidental. Tanto sus colaboraciones con Ketama, con Taj Mahal, y más recientemente con Björk, como su disco a dúo con Ali Farka Touré, lo han establecido como una figura de gran importancia en la música del mundo.

Ver más →
World Circuit presenta…
2006

World Circuit Records (representado en México por Discos Corasón) conmemora veinte años de grabaciones con el lanzamiento de este CD doble con 29 selecciones.

Ver más →

Artistas relacionados