Ver portada
Autoplay:

¡Por mi culpa!
por Chavela Vargas

“No le temo a nada”, dijo Chavela Vargas cuando cumplió 90 años, al anunciar que haría su propio disco: ¡Por mi culpa!… una antología personal de sus canciones predilectas en las voces de la gran Chavela y sus amigos: Eugenia León, Joaquín Sabina, Lila Downs, la Negra Chagra, Mario Ávila, Jimena Giménez Cacho y Pink Martini, entre otros.

Lanzamiento: 2010
Código: COC182

Colaboradores y canciones

Eugenia León: “Las ciudades”

Dice Chavela que Eugenia León siente la música igual que ella; que busca, como ella, el silencio y la angustia que se esconden tras el canto. Un día, le dijo: “estamos a mano” y luego la invitó a cantar con ella. A Eugenia León, Chavela la va a esperar cantando en el Boulevard de los sueños rotos.Así se lo prometió en su fiesta de cumpleaños. “Allá te espero”, le dijo. “En las puertas del ocaso, donde todo se puede. Allá te espero a ti y a tu grandeza”.

La Negra Chagra: “Las simples cosas”

Durante un concierto en Buenos Aires, en 2004, Chavela invitó a la Negra Chagra a subir al escenario de Luna Park, y juntas cantaron No soy de aquí ni soy de allá. Chavela no dejó de coquetear con la Negra durante toda la canción y juntas hicieron llorar y reír a más de ocho mil almas. La amistad ha florecido generosamente a pesar de la distancia, y desde el primer momento en que habló de su disco, Chavela mencionó el nombre de la Negra. Escogieron un tema argentino, de gran belleza poética, y la Negra dio todo para conseguir fundir su voz con la de Chavela. Por una tarde supo dejar de ser ella para renacer en Las simples cosas y volver adonde amó la vida.

Mario Ávila “¿A dónde te vas paloma?”

Mario Ávila, escultor, pintor y compositor, ha sido el cántaro donde Chavela ha depositado su alegría, sus tristezas y un buen trozo de memoria en los últimos años. Mario y Chavela levantaron con sus propias manos la casa de cristal donde Chavela vive. Y edificaron muchos sueños. Chavela dictó a Mario la letra de ¿A dónde te vas, paloma? y le pidió que la cantara, que la pintara, que la esculpiera. A veces, en sus noches de insomnio, cuando la visita el alma gitana de Federico García Lorca, Chavela le canta estos versos con la música de Mario Ávila. Ésta es la primera grabación del tema cantado por Chavela.

Jimena Giménez Cacho: “Un mundo raro”

De niña, Jimena Giménez Cacho quería ser Chavela Vargas, pero su padre se opuso. “Primero estudia alguna cosa” le dijo y ella se decidió por el chelo. Cuando supo que su amiga, la compositora Marcela Rodríguez, acompañaba a Chavela en la guitarra, quiso hacer lo mismo con su instrumento. En el cumpleaños 90 de Chavela, su sueño se hizo realidad. En el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Jimena interpretó La llorona para chelo, con un arreglo de Marcela, y a Chavela le fascinó. Por eso cuando eligió esta canción para el disco, supo que viajaría a Un mundo raroacompañada del chelo de Jimena y el genio sin límites de Marcela.

Pink Martini: “Piensa en mi”

La profunda influencia de Chavela Vargas sobre sus amigos músicos se extiende también a otros países y generaciones. Siempre hay un diluvio de peticiones para que Chavela participe con distintos artistas; ella escoge con gran cuidado. Pink Martini, con su talentoso director y pianista Thomas Lauderdale, le llamó la atención porque revive un repertorio añejo para un público joven e internacional. A pesar de que Chavela ha dicho que Agustín Lara es “el hombre más cursi del mundo”, lo respeta y tiene en su repertorio no pocas de sus canciones.

Joaquín Sabina: “Nosotros”

Chavela quería la presencia de Joaquín Sabina en este disco, por su amistad y también para recordar sus años dorados en España. A diferencia de los demás temas, este dueto ya estaba grabado anteriormente. Aquí, al lado de sus amigos latinoamericanos, adquiere otro matiz. Cuando Chavela conoció a Joaquín, él ya había compuesto para ella el Boulevard de los sueños rotos. El día que se vieron por primera vez, se supieron amigos para siempre. Desde entonces, Sabina no deja de pedirle a Chavela que se case con él, porque serían los mejores compañeros de parranda. Y Chavela le responde: “Algún día, Joaquinito. Nosotrosque nos queremos tanto”.

Lila Downs: “Vámonos”

Lila Downs y Chavela se conocieron en Madrid en 2006 en la Residencia de Estudiantes, donde Chavela se hospedaba, y ahí cantaron juntas por primera vez. Chavela la nombró entonces su sucesora. Adora el mágico registro de su voz. En una ocasión le dijo: “Debes haberle vendido algo al diablo. Pero el alma no, porque está en tu garganta”.

¿Qué dicen los medios?

Tania Molina, La Jornada: Chavela Vargas lanza el disco ¡Por mi culpa!