Afro-Cuban All Stars

Cuba

Juan de Marcos González, personaje clave en la historia del son, reúne a cuatro generaciones de estrellas cubanas y juntos interpretan su versión contemporánea de los ritmos bailables de las grandes orquestas de La Habana de los años 1950.
Mostrar biografía ▽
Juan de Marcos González

Juan de Marcos González

Juan de Marcos González es una de las figuras más importantes de la música cubana hoy en día. Él tiene la misión de mostrar al mundo la riqueza, diversidad y vitalidad de la música cubana. Su trabajo con Afro-Cuban All Stars, el Buena Vista Social Club, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Sierra Maestra y otros ha hecho una contribución extraordinaria para elevar el perfil de la música cubana alrededor del mundo. Sin embargo, ni su nombre ni su contribución son bien conocidos por el público general y él ha permanecido un poco como el héroe olvidado de la música cubana.

González nació en La Habana en 1954 y creció rodeado de música (su padre era cantante y se presentaba con Arsenio Rodríguez, entre otros). En la universidad estudió ingeniería hidráulica y ruso antes de trabajar como consultor en el Instituto de Ciencia Agronómica, recibiendo su doctorado en 1989. Mientras estudiaba en la universidad, co-fundó el grupo Sierra Maestra en 1978. Al estilo de los tradicionales septetos cubanos (tres, trompeta, bajo, percusión y voces), la dinámica banda de jóvenes trajo consigo una apreciación del son cubano por la juventud de la isla. La banda alcanzó gran éxito, grabando catorce discos en Cuba, haciendo giras en África y Europa y recibiendo varios premios.

En 1994, González inició su asociación con el sello discográfico World Circuit, con sede en Londres, cuando la banda grabó el álbum ¡Dundunbanza! Para este disco, Nick Gold, director de World Circuit, animó al grupo a expandir su alineación para incluir piano, congas y una sección de trompetas en tributo a los estilos de los cuarentas y cincuentas de Arsenio Rodríguez. Habiendo encontrado el éxito y un terreno en común, González y Gold buscaron desarrollar este entendimiento más allá, grabando con una big band en La Habana y presentando a las estrellas abandonadas de la “época dorada” de la música cubana.

González había abrigado largamente el sueño de juntar a una banda que combinara a los “viejos maestros” y la nueva generación de músicos cubanos. “Quería mezclar generaciones para que estuviera la experiencia de los viejos y la energía de los jóvenes músicos”, dice González. Fue en busca de sus héroes y encontró a muchos “retirados” de la música, olvidadas figuras encantadas de que alguien mostrara fe en ellos. Reclutó a los cantantes Manuel ‘Puntillita’ Licea, Pío Leyva y Raúl Planas, todos en sus setentas.

A pesar de las dudas de otros acerca de su habilidad para alcanzar todavía las alturas, se acercó al legendario pianista Rubén González. Rubén no poseía un piano, así que González le encontró un lugar para practicar y lo animó a ensayar con su bajista de elección, Orlando ‘Cachaíto’ López. González continuó ensamblando su banda de sueños y así nació Afro Cuban All Stars. González y Gold planearon grabar dos álbumes en los estudios de Egrem en La Habana en 1997: el debut de los All Stars y una colaboración entre músicos de África occidental y Cuba oriental para la que Gold había invitado a Ry Cooder como productor.

Debido a complicaciones con los pasaportes, los músicos africanos no pudieron viajar para hacer la grabación. Sin embargo, las dos semanas de grabación arrojaron un extraordinario trío de álbumes: los álbumes debut de Afro-Cuban All Stars A toda Cuba el gusta, Presentando a Rubén González y el Buena Vista Social Club. El disco de All Stars fue el primero en ser grabado y la banda de González ofreció un trampolín y a muchos de los músicos del disco de Buena Vista que le siguió. Se mantuvo la sección rítmica de All Stars, junto con el trompetista solista de la banda ‘Guajiro’ Mirabal, el pianista Rubén González y varios cantantes.

El gran cantante y guitarrista de Santiago Eliades Ochoa y el intérprete de laúd Barbarito Torres ya habían sido reclutados por sugerencia de Gold. El día después de que el álbum de All Stars fuera completado, Ry Cooder arribó en La Habana para ser saludado por este ensamble en el comienzo de lo que se convertiría en el Buena Vista Social Club. Otros músicos fueron agregados durante las sesiones, incluyendo el cantante Ibrahim Ferrer (que también estaba ‘retirado’ en ese tiempo), a quien Gonzalez contactó y trajo al estudio al cabo de un par de horas de que Cooder hubiera solicitado “un cantante con una voz suave”.

González actuó como consultor, coordinador y conductor durante las sesiones, y cuando Gold le sugirió hacer un álbum con Rubén González en los dos días que quedaban, González fue reclutado como director musical de ese proyecto. En 2000 él colaboró con el álbum de debut de Ibrahim Ferrer. Siguiendo al lanzamiento de los álbumes, González guió al Afro-Cuban All Stars y a Rubén González en sus giras de debut en Europa y Estados Unidos, y dirigió los dos únicos conciertos de Buena Vista Social Club en Amsterdam y el Carnegie Hall de Nueva York. No obstante el recién encontrado éxito mundial de la música cubana, es la apreciación de la música dentro de Cuba mismo lo que más satisface a González. “Cuando vives en un país aislado, siempre piensas que las cosas son mejores en otra parte. Por eso la influencia de la música estadounidense ha sudo muy fuerte. La gente estaba tratando de tocar música norteamericana antes de aprender la música cubana. Tenemos que usar lo que es bueno del mundo, pero primero tenemos que estar conscientes de la importancia de nuestra propia música. Hace algunos años a los jóvenes músicos cubanos no les importaba la música cubana real. Ahora hay cientas de bandas tocando música tradicional. Desde luego la música va a cambiar, habrá nuevos bailes y estilos. Pero nosotros vamos a mantener las raíces. Estoy seguro de eso”.

El impacto de estos álbumes también afectaría a la industria musical de Cuba; no sólo resucitó la carrera de varias leyendas ‘olvidadas’ sino que también dejó al público mundial comprador de discos con un apetito por la música cubana, y una receptividad a nuevas grabaciones que no existía antes. En lo que se refiere a los Afro-Cuban All Stars, pasaron de ser un sueño musical, a uno sin grabaciones, a una formación en gira de tiempo completo y un grupo de grabación. Habiendo sido instrumental en la formación del proyecto, González se ubicó al centro del escenario con su nueva edición de Afro-Cuban All Stars y su ambicioso y vanguardista disco Distinto, diferente. “Tenemos que usar toda la herencia de la música cubana para crear el sonido del futuro”, dice González. “Es importante tener esa continuidad y luchar por la identidad de la música cubana”.

A la vez que retiene a las estrellas del álbum debut, el disco siguiente trajo adicionalmente a algunas figuras legendarias de la música cubana, como Omara Portuondo, Lino Borges, Polo Tamayo, Jesús ‘Aguaje’ Ramos, y Amadito Valdés. Algunos nombres prominentes de la actual generación de música cubana como Orlando ‘Maracas’ Valle, David Alfaro y Yaure Muñiz lucieron sus talentos en este álbum. El resultado es nuevamente multi-generacional pero con un sonido más cercano a la vanguardia de la música de baile cubana, con letras que tienen gran relevancia social ahora. González no es un hombre que se quede quieto y continuará su asociación con World Circuit.

González fundó su propia compañía de producción y sello discográfico DM Ahora para tratar con la riqueza del talento en Cuba. En adición a su continua colaboración con la música cubana, Juan de Marcos también ha mantenido a Afro-Cuban All Stars como una banda activa y en gira, presentándolos para extasiadas audiencias en el mundo entero. 2004 vio el lanzamiento del CD/DVD en vivo del grupo, y el tour que lo acompañó incluyó una serie de conciertos con las súper estrellas senegaleses de la Orquesta Baobab. El tercer y gran esperado disco del grupo Un paso adelante fue publicado por DM Ahora. Texto de World Circuit

Discografía

A toda Cuba le gusta – Afro-Cuban All Stars
1997

Nominado para el Grammy 1998 (presea que ganó ‘Buena Vista Social Club’), esta magnífica producción celebra el sonido de las mejores orquestas de son cubano de los años 50. Diez selecciones del repertorio clásico, interpretadas por una orquesta conformada por cuatro generaciones de los mejores músicos cubanos incluyendo a Ibrahim Ferrer, Pío Leyva, Manuel ‘Puntillita’ Licea y Orlando ‘Cachaíto’ López. Su invitado especial es Ry Cooder.

Ver más →
World Circuit presenta…
2006

World Circuit Records (representado en México por Discos Corasón) conmemora veinte años de grabaciones con el lanzamiento de este CD doble con 29 selecciones.

Ver más →

Artistas relacionados